El rincón del director

El Papa Francisco ha dedicado este año -que es también Año Compostelano- a san José, Patrono de la Iglesia Universal.
El Papa Francisco ha dedicado este año -que es también Año Compostelano- a san José, Patrono de la Iglesia Universal.
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 11 enero 2021
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

Con María y José, seguimos a Jesús, nuestro Camino

El 8 de diciembre de 2020 se cumplía el 150 aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal por el Beato Papa Pío IX, por lo que, hasta la fiesta de la Inmaculada de 2021, estamos en un año dedicado especialmente al castísimo Esposo de la Virgen María. Con ese motivo, el Papa Francisco publicó ese 8 de diciembre pasado la Carta apostólica Patris corde, donde nos presenta a José como un padre amado, en la ternura, en la obediencia, en la acogida, un sencillo trabajador, siempre en la sombra, pero lleno de valentía creativa.

En el trasfondo de la Carta apostólica está la pandemia de la Covid-19 que, según el Papa, nos ha hecho experimentar que «nuestras vidas están tejidas y sostenidas por personas comunes "corrientemente olvidadas" que no aparecen en portadas de diarios y de revistas, ni en las grandes pasarelas del último show pero, sin lugar a dudas, están escribiendo hoy los acontecimientos decisivos de nuestra historia». Francisco recuerda a agentes sanitarios, cuidadores, voluntarios, limpiadoras, sacerdotes, religiosas..., «y tantos, pero tantos otros, que comprendieron que nadie se salva solo». El Papa habla también de «padres, madres, abuelos y abuelas, docentes que muestran a nuestros niños, con gestos pequeños y cotidianos, cómo enfrentar y transitar una crisis readaptando rutinas, levantando miradas e impulsando la oración», y explica que todos «pueden encontrar en san José "el hombre que pasa desapercibido, el hombre de la presencia diaria, discreta y oculta" un intercesor, un apoyo y una guía en tiempos de dificultad. San José nos recuerda que todos los que están aparentemente ocultos o en "segunda línea" tienen un protagonismo sin igual en la historia de la salvación».

También nosotros, en Radio María, estamos experimentando más que nunca en estos meses el apoyo y ayuda de muchas de esas personas sencillas y discretas, que con sus oraciones, mensajes, testimonios, voluntariado, donativos..., están imitando a aquel hombre del que no se conserva una sola palabra, pero que cumplió fielmente en cada momento la voluntad de Dios en la custodia de Jesús y María, el precioso tesoro que el Padre le encomendó.

Por otro lado, estamos también en Año Santo Compostelano, el tercero de este milenio, tiempo de esperanza y misericordia, en el que queremos colaborar con la Mujer coronada de estrellas (Ap 12) para que nuestros contemporáneos lleguen al Monte del gozo: el encuentro con Jesucristo, Camino, Verdad y Vida de todo hombre.

Para ello tendremos especialmente presente a san José, «que nos enseña que tener fe en Dios incluye creer que Él puede actuar incluso a través de nuestros miedos, de nuestras fragilidades, de nuestra debilidad. Y que, en medio de las tormentas de la vida, no debemos tener miedo de ceder a Dios el timón de nuestra barca» (Patris corde, 2).

Familia de Radio María, peregrinos del mundo entero: ¡Ultreya! De la mano de María y José, sigamos a Jesús, nuestro Camino.

Con mi bendición,

Radio Directo

En antena: