El rincón del director

La Pascua de Jesús no es un acontecimiento del pasado: por el poder del Espíritu Santo es siempre actual.
La Pascua de Jesús no es un acontecimiento del pasado: por el poder del Espíritu Santo es siempre actual.
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 26 febrero 2020
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez

El Papa Francisco nos ha recordado en su Mensaje cuaresmal que la alegría del cristiano brota de la aceptación de la Buena Noticia de la muerte y resurrección de Jesús, el kerygma, donde se resume "el Misterio de un amor tan real, tan verdadero, tan concreto, que nos ofrece una relación llena de diálogo sincero y fecundo".

Añade el Vicario de Cristo que quien cree en este anuncio "rechaza la mentira de pensar que somos nosotros quienes damos origen a nuestra vida, mientras que en realidad nace del amor de Dios Padre"; en cambio, si preferimos escuchar la voz del que Jesús llama "padre de la mentira", "corremos el riesgo de hundirnos en el abismo del sinsentido, experimentando el infierno ya aquí en la tierra, como lamentablemente nos testimonian muchos hechos dramáticos de la experiencia humana personal y colectiva".

Por todo ello, el Romano Pontífice nos invita a todos los cristianos a lo que ya escribió a los jóvenes: "Mira los brazos abiertos de Cristo crucificado, déjate salvar una y otra vez. Y cuando te acerques a confesar tus pecados, cree firmemente en su misericordia que te libera de la culpa. Contempla su sangre derramada con tanto cariño y déjate purificar por ella. Así podrás renacer, una y otra vez". Por lo mismo, el Papa nos recuerda la importancia de la oración -"diálogo de corazón a corazón, de amigo a amigo"- especialmente en el tiempo cuaresmal.

En Radio María queremos acoger estas palabras del Papa, e intensificar en nuestra programación cuaresmal los espacios que nos ayuden a mirar a Jesús y recibir su Palabra de Amor y Misericordia: Charlas cuaresmales, Ejercicios Espirituales, Celebración penitencial, Viacrucis semanal...

El Santo Padre también nos recuerda que poner el Misterio pascual en el centro de la vida "significa sentir compasión por las llagas de Cristo crucificado presentes en tantas víctimas inocentes de las guerras, de los abusos contra la vida tanto del no nacido como del anciano, de las múltiples formas de violencia, de los desastres medioambientales, de la distribución injusta de los bienes de la tierra, de la trata de personas en todas sus formas y de la sed desenfrenada de ganancias, que es una forma de idolatría". Realidades igualmente presentes en nuestra programación, así como otras muchas formas de sufrimiento (persecución religiosa, enfermedad física y mental, prisión, hambre...), a las que queremos hacer llegar, a través de las ondas, las palabras de consuelo y esperanza del Redentor y de la Madre de Misericordia.

Así, podremos comprobar, un año más, que "la Pascua de Jesús no es un acontecimiento del pasado: por el poder del Espíritu Santo es siempre actual y nos permite mirar y tocar con fe la carne de Cristo en tantas personas que sufren".

Se lo pedimos a María, Aquella que al pie de la Cruz escuchó decir a Jesús: "Ahí tienes a tu hijo".

Con mi bendición,

Radio Directo

En antena: