El rincón del director

Tenemos la responsabilidad de hacer presente al Salvador allá donde Él nos haya puesto.
Tenemos la responsabilidad de hacer presente al
 Salvador allá donde Él nos haya puesto.
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 16 enero 2020
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

Tú necesitas mis manos

En el tiempo litúrgico llamado "ordinario", los pasajes evangélicos que se proclaman en la Santa Misa nos recuerdan cómo Jesús en su vida pública iba anunciando el Reino de Dios, predicando la conversión, sanando a los enfermos, liberando a los poseídos por los demonios... Dado que, por su Encarnación, el Hijo eterno de Dios asumió la limitación humana, su vida y actividad tuvieron que circunscribirse a una determinada época histórica, una zona geográfica concreta, una cultura particular, etc.

Sin embargo, Él venía a salvar a los hombres de todos los tiempos y lugares. Para ello, el Señor Jesús instituyó la Iglesia, que Bossuet definía como "Jesucristo difundido y comunicado". Así, a través de ella, Jesús, que solo pudo caminar por la tierra de Israel hace 20 siglos, camina año tras año por todos los continentes, y gracias a los miembros de su Cuerpo Místico, su Palabra y su Gracia salvadora siguen extendiéndose en el mundo. Dado que cada hijo de la Iglesia es miembro de ese Cuerpo de Cristo, tenemos la responsabilidad de hacer presente al Salvador allá donde Él nos haya puesto, y recordar que Él "necesita mis manos, mi cansancio que a otros descanse, amor que quiera seguir amando...".

La principal colaboradora de Jesús, su Madre, ha suscitado también numerosas formas de expansión de la Buena Noticia, entre ellas esta Radio, que quiere seguir dando voz a la Palabra que se hizo carne en sus purísimas entrañas. El 24 de enero de 1999 esa voz comenzó a emitirse a través de nuestras ondas en España, y muchas personas han hecho posible que, 21 años después, siga llegando cada vez a más hombres y mujeres que necesitan dejarse salvar por Jesús y ser "liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento", experimentando así que "con Jesucristo siempre nace y renace la alegría" (Papa Francisco).

Un año más, estamos seguros de tu colaboración, que hará posible que un día el "manto radiofónico de la Virgen María" cubra misericordiosamente el mundo entero.

Con mi bendición,

Radio Directo

En antena: