El rincón del director

El corazón del hombre está herido por el pecado, y solo puede sanar volviendo a Dios, nuestro Origen y Destino, a través del Camino, Jesucristo, que cura nuestras heridas.
El corazón del hombre está
herido por el pecado, y solo puede sanar volviendo a Dios, nuestro Origen y
Destino, a través del Camino, Jesucristo, que cura nuestras heridas.
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 15 noviembre 2018
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

Sus heridas nos han curado

El Papa nos ha recordado que Dios no tiene miedo a las periferias, pues "Él mismo se hizo periferia", y nos empuja hacia donde "está la humanidad más herida y donde los seres humanos siguen buscando la respuesta a la pregunta por el sentido de la vida" (Gaudete et exultate, 135). Somos testigos de cómo las ondas de Radio María, que tienen una gran capacidad de llegar a las personas de cualquier periferia, están siendo instrumentos de esa acción salvífica del Redentor, que escuchando la petición de su Madre -"No tienen vino"- lleva la Buena Noticia a tantos corazones de nuestra sociedad.

Sin duda, vale la pena que sigamos trabajando por consolidar esta radio que nos une en oración -como estamos fomentando en la campaña "Pide"-, nos forma en la fe y vida cristiana, y llega también a muchos alejados de la Iglesia, que descubren en ella - más allá de los límites y pecados que tenemos todos sus miembros- la presencia y amor del Corazón de Cristo.

Precisamente en este curso coincidirán, ya en 2019, dos aniversarios: el vigésimo año del inicio de Radio María en nuestra patria, que dará sentido a nuestra campaña "Celebra", y el Centenario de la Consagración de España al Corazón de Jesús -bajo el lema "Sus heridas nos han curado". Con este motivo, el Papa Francisco ha concedido un Año Jubilar a celebrar en el Santuario del Corazón de Jesús del Cerro de los Ángeles. El primer domingo de Adviento, el 2 de diciembre, Mons. Ginés García Beltrán, Obispo de Getafe, abrirá la Puerta santa para dar comienzo a este tiempo de gracia.

Para que todos los hombres puedan acercarse, de la mano de María, a Aquel cuyas "heridas nos han curado".

Con mi bendición,

Radio Directo

En antena: