El rincón del director

Publicamos la carta que el P. Luis Fernando ha escrito tras el fallecimiento de nuestra compañera Elena Navarro.
Publicamos la carta que el P. Luis Fernando ha escrito tras el
fallecimiento de nuestra compañera Elena Navarro.
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 26 octubre 2018
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

¡Gracias, Elena!

Nuestra compañera Elena Navarro, Responsable nacional de Voluntariado, sufrió un gravísimo ictus la noche del pasado lunes a martes. Muchísimas personas hemos estado rezando desde entonces. Por fin, hoy a las 14 h. el Señor le ha abierto las puertas de su Reino. 

Ella, a la que conocí en actividades de movimientos juveniles católicos por los años 80, pertenecía a la Legión de María de Alcalá, un grupo del que han salido muchas vocaciones sacerdotales, religiosas y de compromiso laical. A partir de 2006 el P. Esteban Munilla le pidió incorporarse al personal de Radio María como Responsable del Voluntariado. Estos 12 años ha desarrollado una ingente labor al servicio de los voluntarios. Precisamente, la pasada semana le conté cómo en el Encuentro Mundial de Radio María en Collevalenza se había dicho que ninguna nación tiene un voluntariado tan amplio y bien organizado como el de España; incluso querían que Elena fuese el próximo mes de febrero al Encuentro de las RM de América a explicar su funcionamiento.

Siempre recordaremos su generosa entrega, muy por encima de horarios laborales, atendiendo a todas horas por teléfono a los voluntarios, con continuos viajes que cada vez la fatigaban más, y con un inmenso cariño a cada voluntario en particular; recuerdo haberla visto llorar a lágrima viva por muertes y otras situaciones personales difíciles de voluntarios, como si fueran de su propia familia.

El Señor, que sabe más que nosotros, en su Providencia misteriosa pero siempre amorosa ha decidido llevársela. Nosotros la acompañaremos con nuestra oración, para que el Amor Misericordioso de Jesús y María la purifiquen de todo resto de pecado, y ahora pueda ayudar a la Virgen -y a su Radio- desde el Cuartel general del Reino de los Cielos.

¡Nada de desaliento! Su ejemplo debe animarnos a seguir con entusiasmo la tarea más importante de la vida: anunciar a los hombres el Amor incondicional de Jesucristo Resucitado, que ha vencido al pecado y la muerte.

El fundador laico de Radio María, D. Emanuele Ferrario, nos ha enviado estas líneas:

"Ella nos precedió en Cielo porque estaba lista para este paso, para nosotros humanamente difícil de entender. Desde allí nos ayudará, porque dedicó muchos años de su vida totalmente al proyecto de Radio María. Espero que encuentres en el cielo a mi consorte, que hace muchos años se fue al Cielo otro 26 de octubre. Un recuerdo para los miembros de la familia".

Unidos en la oración y la esperanza, recibid un fuerte abrazo y mi bendición,

Radio Directo

En antena: