El rincón del director

Estamos llamados a beber de la Fuente viva del Espíritu Santo que es el Corazón de Cristo, del cual brotó sangre y agua, y junto a ese Corazón traspasado estaba María.  
Estamos llamados a beber de la Fuente viva del Espíritu Santo que es el Corazón de Cristo, del cual
brotó sangre y agua, y junto a ese Corazón traspasado estaba María.  
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 21 mayo 2018
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

A Jesús por María

La naturaleza sacramental de la Iglesia hace que Pentecostés no sea solo la solemnidad de un día, sino que se prolongue en todo tiempo. En efecto, como explicó en una ocasión Benedicto XVI, aunque "el Espíritu sopla donde quiere" (Jn 3,8), «hay un "camino normal" que Dios mismo ha elegido para "arrojar el fuego sobre la tierra": este camino es Jesús, su Hijo unigénito encarnado, muerto y resucitado. A su vez, Jesucristo constituyó la Iglesia como su Cuerpo místico, para que prolongue su misión en la historia. "Recibid el Espíritu Santo", dijo el Señor a los Apóstoles la tarde de la Resurrección, acompañando estas palabras con un gesto expresivo: "sopló" sobre ellos (Jn 20,22). Así manifestó que les transmitía su Espíritu, el Espíritu del Padre y del Hijo» (31-5-09).

De esta manera, estamos llamados a seguir bebiendo cada día de la Fuente viva del Espíritu Santo que es el Corazón de Cristo, del cual brotó sangre y agua (Jn 19,34). Junto a ese Corazón traspasado estaba María, Madre de la Iglesia, cuya memoria obligatoria ha establecido litúrgicamente el Papa Francisco. Ella le presentará cada día a Jesús nuestras necesidades: "No tienen vino".

En ese espíritu de confianza filial queremos seguir viviendo en Radio María estas semanas de mayo y junio, renovando nuestra consagración al Corazón de Jesús por medio del Corazón Inmaculado de la Virgen.

No puedo terminar sin dar las más sentidas gracias a todos los que hacéis posible con vuestras oraciones, voluntariado y donativos -muy especialmente en la pasada Mariathon-, que la Virgen siga extendiendo su manto maternal sobre sus hijos del mundo entero a través de Radio María.

Con mi bendición,

Radio Directo

En antena: