El rincón del director

Van pasando los meses, nos acercamos al final de un año, y el rápido paso del tiempo nos recuerda que somos peregrinos, caminantes hacia la vida eterna: Este mundo es el camino para el otro, que es morada sin pesar...
Van pasando los meses, nos acercamos 
al final de un año, y el rápido paso del tiempo nos recuerda que somos 
peregrinos, caminantes hacia la vida eterna: Este mundo es el camino 
para el otro, que es morada sin pesar...
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 14 noviembre 2016
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

Peregrinos, con María, hacia la Vida eterna

Jorge Manrique nos lo recordaba tras la muerte de su padre: "Este mundo es el camino para el otro, que es morada sin pesar". En efecto, "partimos cuando nacemos, andamos mientras vivimos, y llegamos al tiempo que fenecemos; así que cuando morimos descansamos". Y añadía: "mas cumple tener buen tino para andar esta jornada sin errar".

Sí, "cumple tener buen tino", pues "la vida es como un viaje por el mar de la historia, a menudo oscuro y borrascoso, un viaje en el que escudriñamos los astros que nos indican la ruta. Jesucristo es ciertamente la luz por antonomasia, el sol que brilla sobre todas las tinieblas de la historia. Pero para llegar hasta Él necesitamos también luces cercanas, personas que dan luz reflejando la luz de Cristo, ofreciendo así orientación para nuestra travesía. Y ¿quién mejor que María podría ser para nosotros estrella de esperanza, Ella que con su sí abrió la puerta de nuestro mundo a Dios mismo?" (Benedicto XVI, Spe Salvi).

Radio María solo busca reflejar la luz de esa Estrella, y con la Virgen ayudarnos a llegar a Jesucristo, cuyo Rostro nos ha presentado el Papa Francisco en el Año Jubilar. Damos gracias al Señor por las muchas personas que dan testimonio de haber encontrado el camino de la Misericordia a través de nuestras ondas, y os pedimos que sigáis "ayudando a María a ayudar" a sus hijos, que, como nos decía el Santo Padre, "peregrinan con mucho esfuerzo para mirarla y dejarse mirar por ella". En la Virgen "encuentran la fuerza de Dios para sobrellevar los sufrimientos y cansancios de la vida. Como a san Juan Diego, María les da la caricia de su consuelo maternal y les dice al oído: No se turbe tu corazón. ¿No estoy yo aquí, que soy tu Madre?" (Evangelii gaudium).

 

Unidos en Ella,


Radio Directo

En antena: