El rincón del director

Hemos comenzado el gran ciclo litúrgico que, desde el inicio de la Cuaresma, nos prepara a la Pascua, y culminará en Pentecostés.
Hemos comenzado el gran ciclo
litúrgico que, desde el inicio de la Cuaresma, nos prepara a la Pascua, y
culminará en Pentecostés.
Padre Luis Fernando de Prada
fecha: 13 febrero 2018
por: P. Luis Fernando de Prada
Publica en tu muro:

"Nuestro corazón volverá a arder"

Tres meses en los que el Señor quiere encender de nuevo nuestro corazón con su amor. Y es que el Papa Francisco nos ha recordado, en su bello mensaje para la Cuaresma de este año, que "el amor corre el riesgo de apagarse en nosotros".

En efecto, hay falsos profetas, que son como "encantadores de serpientes" que consiguen que muchos se dejen "fascinar por las lisonjas de un placer momentáneo, al que se le confunde con la felicidad"; charlatanes que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos. Además, añade el Papa, el demonio presenta el mal como bien y lo falso como verdadero, para confundir el corazón del hombre. Por todo ello, puede enfriarse en nosotros la caridad, y caer en la avidez por el dinero, así como en la violencia contra aquellos que consideramos una amenaza para nuestras "certezas": "el niño por nacer, el anciano enfermo, el huésped de paso, el extranjero, así como el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas". Y, en definitiva, podemos caer en el rechazo de Dios y el no querer buscar consuelo en él.

Sin embargo, si en muchos corazones da la impresión de que la caridad se ha apagado, "en el corazón de Dios no se apaga", y Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo. Y, especialmente, la Iglesia nos ofrece en Cuaresma el "dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno".

También Radio María ofrece en este tiempo una programación especial para ayudarnos a acoger esta llamada a la conversión, de manera que, al llegar a la Pascua, revivamos la experiencia de los discípulos de Emaús y nuestro corazón vuelva a arder de fe, esperanza y caridad.

Unidos en este camino espiritual, con mi bendición,


Radio Directo

En antena: